Hernia discal cervical: ¿Qué es? ¿Qué síntomas tiene?

La hernia discal es una enfermedad en la que parte del disco intervertebral se desplaza hacia la raíz nerviosa, la presiona y produce un intenso dolor. Se conoce como hernia discal cervical cuando afecta a la parte superior de la columna (cuello).

¿QUÉ ES?

Una hernia discal  es aquella que afecta a uno de los discos en la columna vertebral. Entre cada vertebra en la columna, hay una almohadilla, conocida como disco intervertebral, formados por un anillo fibroso y su núcleo pulposo. Un desgarro en el anillo fibroso de uno de estos discos puede provocar que la sección gelatinosa central del disco se salga. Esto se denomina hernia discal espinal, más comúnmente conocida como hernia discal.
Puede ocurrir en cualquier parte a lo largo de la columna vertebral, y aunque es más común en la parte baja de la espalda (lumbar), también puede ocurrir en la parte superior (cervical). La hernia discal es una patología que afecta a una gran cantidad de personas. Jóvenes o ancianos, la realidad es que todos debemos temer a esta limitante afectación que, hoy en día, está muy relacionada a nuestro actual modo de vida sedentario y en ocasiones muy mecanizado.
La columna cervical se construye cerca de las vértebras o de los 7 bloques de construcción ósea que se encuentran apilados en la columna vertebral. La numeración se realiza de arriba hacia abajo, de C1 a C7.

    • C4-C5: una hernia a este nivel puede causar dolor en los hombros y debilidad en el músculo deltoides que se encuentra en la parte superior del brazo y no suele causar entumecimiento y hormigueo.
    • C5-C6: una hernia de disco en este nivel puede causar debilidad en los bíceps y en los músculos extensores de las muñecas. El entumecimiento y el hormigueo, junto con el dolor, pueden irradiar hacia el lado del pulgar de las manos. Este es uno de los niveles más comunes en los cuales se puede producir una hernia de disco cervical.
    • C6-C7: una hernia de disco en esta área puede causar debilidad en el tríceps y en los músculos extensores de los dedos. El entumecimiento y el hormigueo, junto con el dolor, pueden irradiar hacia el tríceps y el dedo mayor. Esta es también una de las áreas más comunes en las cuales se puede producir una hernia de disco cervical.
    • C7-T1: Este nivel esta localizado en el parte inferior del cuello, donde la columna cervical se junta con la espalda alta o torácica. Una hernia en este lugar puede causar debilidad en la empuñadura, junto con entumecimiento, hormigueo y dolor que irradian hacia el brazo, hasta la zona del dedo meñique de la mano.

 
Estos son los típicos patrones de dolor asociados con la hernia de disco cervical, pero no son absolutos. Algunas personas simplemente tienen una composición diferente a la de los demás y, por lo tanto, su dolor de brazos y otros síntomas son diferentes.
Más comúnmente, los síntomas más conocidos son:

  • Cervicalgia: Dolor de cuello. La complicación más frecuente de la cervicalgia es la “tortícolis”, es decir, la contractura muscular de la zona para intentar aliviar el dolor.
  • Cérvico-braquialgia: Dolor de cuello que se irradia a un brazo. En casos graves, la persona nota, además, pérdida de fuerza o de habilidad en la mano, con incapacidad para coger las cosas.
  • Mielopatía cervical: Dificultad para movilizar las extremidades superiores y posteriormente trastornos en la marcha.

¿CÓMO SE TRATA LA HERNIA DISCAL CERVICAL?

En la mayoría de los casos, este dolor remite con un tratamiento conservador sin cirugía. Sin embargo, aproximadamente un 10% de ellos requerirán una intervención quirúrgica para su tratamiento. En concreto, el tratamiento quirúrgico busca eliminar la compresión de las estructuras neuronales. Se trata de retirar el núcleo pulposo desplazado.
Tanto si se realiza terapia conservadora como tratamiento quirúrgico, todo tratamiento debe ser complementado con ejercicio físico muscular adaptado y fisioterapia. Para el tratamiento de la hernia discal es recomendable, en muchos casos, la terapia ocupacional (ergoterapia) y el asesoramiento de carácter psicológico y de medicina social.
Si bien, la patología causada por el envejecimiento es inevitable, los cambios en el estilo de vida pueden ayudar a cuidar nuestra espalda en general y nuestros “discos” en particular.

¿SE PUEDE PREVENIR LA HERNIA DISCAL CERVICAL?

La mejor forma de evitar la hernia discal cervical es evitar los factores de riesgo y llevar una vida saludable. Algunas recomendaciones son las siguientes:

  • Hacer ejercicio: la práctica regular de ejercicio fortalece los músculos del tronco y ayuda a estabilizar la columna.
  • Mantener una postura correcta: una postura adecuada reduce la presión sobre la columna y los discos. Mantener la espalda alineada cuando el individuo está sentado durante mucho tiempo es la mejor opción.
  • Mantener un peso saludable: el exceso de peso sobre la columna genera presión sobre columna y discos, haciéndolos más propensos a sufrir una hernia.

 
Si los síntomas no mejoran o son más graves, la cirugía puede ser una opción. La cirugía endoscópica de la hernia discal es una técnica novedosa que sólo unos pocos equipos quirúrgicos realizan en España. El equipo del Dr. Piña, es uno de ellos. El procedimiento ofrece numerosas ventajas respecto de otras técnicas, por su baja agresividad y rápida recuperación.

  • ¿Quieres saber más sobre esta técnica? Echa un vistazo a nuestro blog, ahí te explicamos más detalladamente nuestra labor. O bien, llama al 722 766 317. Estamos deseando ayudarte.

 
El doctor Kelvin Piña es un especialista en cirugía de columna en Asturias que ha tratado con éxito a decenas de pacientes con hernias discales. Ante cualquier síntoma o duda causada por esta dolencia, o en caso de sufrir problemas de espalda, recuerda que el Doctor Kelvin Piña es un reputado neurocirujano especializado en columna vertebral: ponte en contacto o pide ya tu cita para su consulta privada en la Calle Uría (Oviedo), en el Hospital de Begoña de Gijón, o la Clínica Asturias de Oviedo.

Volver arriba